Mis escritos


Lunes

Creo que son las cinco de la tarde. No lo sé realmente, pero lo supongo por el gorjeo de las palomas. Ese sonidito se llama gorjeo, lo busqué en Google, dije, digo cada vez que alguien entra a mi apartamento y me mira con su cara de qué es ese ruido… Y sí ya sé que todos saben cómo suena …

Lee más

En la superficie

Es cierto que me sentaba en la última banca y desde ahí con mi pupila hurgaba la entrepierna de las niñitas en vestido, y sentía cómo mis dedos se untaban con su esencia virginal, hundía todas mis perversiones entre sus huequitos tan estrechos tan calientes…

Lee más

Sol en Bogotá

Cuando Sol llegó a la ciudad tenía un solo propósito: reunir todas las historias que pudiera, unos ejemplos, ajá es eso, lo que necesito son unos ejemplos, pensaba en voz alta una tarde borrosa del pasado allá en medio de una lluvia torrencial caliente que salpicaba el mar una tarde cerca de su casita en Mingueo.

Lee más

El gato que no era Pink Tomate

Ya sé que no es nada original que un gato escriba, que ande por las calles y que trate de, a través de sus palabras gatunas escritas aquí sobre el papel, mostrar lo desagradable que resulta el ser humano, desagradable ciertamente, pero útil y necesario. Necesario sobre todo y eso es ciertísimo

Lee más

Una permanente búsqueda de Dios

Al comenzar a leer el Decamerón, la ubicación en el tiempo está determinada por un momento de la historia. Momento definido por una epidemia. Un momento condenado por una enfermedad, un momento que es tangible y volátil.

Lee más
Montaigne

“Yo mismo soy la materia de mi libro”

Quise empezar con esta frase, la del título, porque resume en palabras del propio Montaigne lo que para él significó escribir desde un enfoque tan diferente que generó el desarrollo de un género literario, quizá sin una premeditación.

Lee más
Don Quijote de la Mancha

Despejando la particularidad del ser

En mis recuerdos más lejanos, mi primer encuentro con el Quijote en mis años escolares estuvo cargado de extrañeza y quizá repulsión. Los términos poco usados hoy en día y la gramática de la época llegaron a mis pupilas como un texto confuso.

Lee más

Un abrazo

Me cansé de llevar el ritmo del caos chocando contra las esquinas del cuadrado.
Dejé de mirar el reloj con desespero, tratando de alcanzar una cima inexistente.

Lee más

Falta poco para el amanecer

La primera vez que los vi no eran tan grises. Plumas verdes, moradas y un aroma de sol naciente que envolvía las pupilas de los enanos. No había necesidad de palabras –nunca sé qué decir. Incluso cuando decidí cerrar la puerta de casa para siempre, mientras mamá danzaba sobre el filo de orgasmos y nicotina, nada, solo el silencio. Nunca sé qué decir–, solo abrazos alados para transportarme al pasado.

Lee más

Dios quiere ir a nadar

Desde que abrí mis alas al mundo vivo despejando algunas dudas. Pero hay una, en especial, que me perturba con su brr brrr infinito: ¿qué es lo que intenta María barriendo el cielo? Yo le he dicho, venga hermana páseme la escoba que yo puedo subir más alto, pero nada, ella sigue dando brazadas en el aire. Quién sabe a lo mejor también quiere aprender a nadar. ¿Será que se le mide a una zambullida en cerveza?

Lee más